Consejos

¿Qué hacer cuándo te sientes desanimado y tu rutina debe continuar?

Suena la alarma, pero tu cuerpo se siente pesado, te cuesta abrir los ojos, y cuando logras hacerlo te das cuenta que el día no luce emocionante. Esta situación le puede pasar a muchas personas y no eres excepción. Aún así, casi siempre es preferible callar este problema antes que asumirlo, olvidando que como seres humanos, es normal que nuestras emociones varíen.

El estrés surge cuando ese desánimo aparece de la nada un miércoles en la mañana y te toca salir al trabajo, o ante la pandemia actual, trasladarte a tu espacio home office para comenzar tu rutina. ¿Qué hacer cuando te sientes desanimado en momentos así? Parece un dilema complicado, pero hay solución y es lo que te traigo en este artículo.

Puedes ir leyendo poco a poco este texto para descubrir cómo tratarte con cariño y así afrontar ese día laboral sin problemas a pesar de la repentina tristeza o “apagón” que tengas. 

Está bien estar “desanimado”

Lo primero es aceptar esa emoción. No tiene nada de malo que te sientas desanimado. Casi siempre la gente se pregunta “qué hacer cuando te sientes desanimado” solo por la creencia normalizada de que el desánimo es algo malo. 

Ninguna emoción humana tendría porqué ser catalogada como mala o buena solo por aparecer. Lo único malo o bueno es la acción que surja ante esa emoción. Por ejemplo, lo que puedas hacer ante un momento de ira, pues esta suele desencadenar momentos violentos. En ese caso no sería malo sentir la ira, sino lo que hagas con ella. 

Pero no hay que ahondar tanto en ese tema. Volviendo al desánimo, ten en cuenta que está bien sentirlo. Es normal que un día de tu semana se sienta apagado y no con la misma energía de siempre. No te culpes por ello.

Recuerda que en algunos casos, esos días apagados también pueden ser la respuesta de tu mente ante un burn out. Analiza bien lo que has hecho en las últimas semanas, porque en muchos caso el excederse con tantas labores es lo que desencadena un día de “apagón” en la que no quieres hacer nada. 


¿Cómo calmar la ira en un minuto?


La tristeza no tiene nada de malo

Continuando con el desánimo, hay otra emoción que muchas veces preferimos suprimir: la tristeza. La tristeza no es una emoción mala, es una emoción natural de nuestra vida que debemos aceptar.

Es verdad que a nadie le gusta estar triste, porque al fin y al cabo preferimos tener momentos de alegría. De hecho, demasiada gente asegura que la vida está hecha para “ser feliz”. Pero somos seres humanos, no seres perfectos, así que es normal que muchas veces no haya felicidad. 

Photo by Ángel López on Unsplash

Algunos días que se sienten apagados tienen tristeza, y es normal que eso suceda. Con el pasar de los años, nos enseñaron a aceptar la felicidad y a tratar de siempre reflejarla, sin importar qué tan oscuros estén nuestros días. Pero lo cierto es que no hace falta suprimir nada, hace falta querernos y tolerar lo que sentimos, incluso esa tristeza repentina.

A veces esa emoción aparece sin motivo, y si es tu caso, no te obligues a buscarle uno. Mas bien puedes dedicarte unos minutos a hacer nada, así como se lee, solo dos minutos para escuchar tu mente. Cierra tus ojos y enfócate en esa emoción, aunque parezca extraño. 

En este enlace te puedo dar algunas ideas para practicar mindfulness y escucharte con cariño.

¿Qué hacer cuando te sientes desanimado? Lo primero es aceptarte

Te cuento algo: a mi más de una vez al mes me llegan esos días de apagones raros. Despierto a duras penas, sin ganas de pararme de la cama, sintiéndome desanimada. Lo peor de todo es que no suele ser un domingo, un sábado, o equis día que tenga libre, sino justo un día atravesado que me toca trabajar. 

Puede que sea freelancer, pero sigo teniendo deberes y trabajos qué hacer. Por lo tanto, cuando aparece esa emoción apagada de la nada, es normal que al principio me preocupe porque pienso “¿Y ahora? Tengo mucho qué hacer, pero no quiero hacer nada”.

Así como me pasa a mi, te pasa a ti y de seguro le pasa a más personas. Por lo tanto, no hay que avergonzarse de ello. Lo que sí creo importante es aceptarse y tratarse con cariño, con delicadeza.

Puede que ese desánimo o tristeza venga por la monotonía, porque extrañas algo, porque anhelas alguna meta, etc. Por lo tanto, si sabes el motivo, acéptalo, no pienses que es pequeño o algo similar. Todo motivo es normal, no hace falta “competir” por qué duele más o qué duele menos.

Y si no sabes el motivo, también acéptate, es normal que tu mente solo esté para sentirse apagada de vez en cuando

Consejos de self care

Ahora que ya has pasado el primer reto, que es aceptar esta emoción, es hora de ponerse manos a la obra y darse unos pequeños gustos para que ambientemos el día. Puede que esto no sea milagroso y de inmediato te anime, pero si puede hacer que el entorno laboral se te haga más ameno para lo que vayas a hacer:

  • Escucha tu música favorita: Hazlo sin importar el género. No tiene que ser música alegre, si quieres escuchar música melancólica está bien ¡Hazlo!
  • Prepárate una bebida o comfort food: Ya sea para desayunar, almorzar, o como un simple snack, hazte algo rico. Sería cool que fuese algo balanceado, pero no te preocupes por eso, hoy hagamos la excepción y date ese gustito, incluso si es un Cheetos. Está bien. 
  • Date breaks: Sin importar qué tan fuerte sea tu rutina, date los breaks que puedas y sean necesarios, así sean de solo 5 minutos.
  • Trabaja poco a poco, sin exigirte más de la cuenta: Puede que tengas miles de cosas qué hacer, pero justo con un día como este, no te obligues más de la cuenta y haz todo despacio. 

El self care es esencial 

Para poder trabajar o seguir con una rutina normal antes días como estos, el self care (autocuidado) es clave. Trátate con cariño, con todo el amor que haga falta.

Photo by Ihor Malytskyi on Unsplash

Me gusta poner en práctica lo siguiente: Si una persona a la que quiero mucho acude a mi porque se siente mal ¿Cómo la trataría? Probablemente con paciencia y delicadeza. Incluso si fuese para darle un consejo sensato o directo, seguiría tratando de hacerlo con cariño. Pues exactamente esa es una de las cosas que debes hacer cuando te sientes desanimado, como lo harías con tu mejor amigo. 

Por eso no hay que subestimar el poder que tiene el autocuidado. Contrario a lo que muchos creen, no se trata de tener una bañera y acostarse en ella por media hora con agua tibia (aunque claramente nadie se quejaría de eso). El autocuidado va más allá, porque puede ser algo tan sencillo como escuchar tu canción favorita.

En días tán difíciles como esos días apagados en las que toca trabajar, es importante que te planifiques con calma y paciencia. Dándote los tiempos debidos para comer, descansar, respirar, estirarse y hacer todo el trabajo que puedas. 

Teniendo estos consejos en mente, ten por seguro que ya sabrás poco a poco qué hacer cuando te sientes desanimado. En un abrir y cerrar de ojos pasará como si nada.

Importante: Recuerda que la depresión no es juego, si en tu caso crees que ese “desánimo” puede ser mas bien un cuadro depresivo, no dudes en acudir a un profesional. Ellos son los que saben mejor que nadie qué hacer en estos casos. 

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

error

¿Te gustó? Puedes compartirlo con confianza