Consejos

Mindfulness para principiantes: conoce los conceptos básicos

Si estás aquí, probablemente ya has escuchado del término mindfulness y te llama la atención saber en qué consiste. Es normal que haya interés en este tema dado que hasta ahora lo catalogan como un proceso “único” para mejorar la salud mental. Por esa razón, también suelen confundirlo con meditación y yoga, que si bien puede tener algo que ver, no lo es todo. Pero no te preocupes, pues en este espacio he decidido armar una serie de posts como guía de mindfulness para principiantes. En pocas palabras, un manual básico y sencillo para entender mejor el mindfulness y que puedas aplicarlo en tu vida sin tanto protocolo.

Para comenzar, recuerda que este procedimiento se ha ido popularizando debido a que tiene varios estudios que comprueban sus beneficios en la mente humana, sobre todo de quienes padecen ansiedad y depresión. Eso por un lado, y que se trata de algo que puedes ir agregando a tu estilo de vida con ayuda de un terapeuta profesional, o incluso por tu cuenta.

Antes de poner en práctica el mindfulness, es necesario que tengas una idea básica de su concepto. Como cualquier otro tema que toque aprender, se necesita tener una teoría para luego seguir con la práctica.

¿Qué es mindfulness?

Esta palabra de por sí no tiene una traducción exacta al español, lo más acertado suele ser “Atención plena”, “Plena Conciencia”, “Presencia mental” y “Conciencia abierta”. Aún así, la que más se ha escuchado es la “Atención Plena”. Ahora bien, esta palabra inglesa en realidad se originó para darle un nombre a la palabra palí “sati”, que proviene del sánscrito que se hablaba en la época de Buda, hace más de 2500 años. Esta palabra (“sati”), significa recordar o rememorar algo, y es por eso que sirve de inspiración para el mindfulness.

Si te preguntas qué tiene que ver el recordar algo con el mindfulness, pues te explico: La práctica del mindfulness se basa en centrar tu atención en algo, y muchas veces toca recordar un momento o algún detalle de tu cuerpo. El ejemplo más claro de esto es la respiración, pues recordando cómo respiras ya estás poniendo en funcionamiento un ejercicio de Atención Plena.

Resumiendo el tema, el mindfulness se basa en traer al presente una capacidad humana básica para poder así enfocarnos en ella. Es vivir el presente, el aquí y el ahora y concentrarnos en ese detalle para que justamente podamos regular mejor las emociones.

Más allá de la meditación: Atención plena

Se tiene la creencia de que el mindfulness es únicamente la meditación. Aún así, no es lo único que se trabaja como tal. Es cierto que la meditación es clave para realizar diferentes ejercicios de Atención Plena, pero no es lo único que se abarca en el mindfulness. Recuerda que el principal propósito de estos ejercicios es estar consciente del presente.

Las prácticas de Atención Plena se basan en concentrarse intencionadamente al momento presente y sin juzgar. Es decir, enfocarse en algo evitando emitir juicios de valor.

Para darte un contexto más sencillo en esta guía de mindfulness para principiantes, una práctica básica es el enfocar la atención en algún estímulo externo. Por ejemplo, el lavarte la cara con agua helada. Si enfocas tu atención en el agua refrescando el rostro y tu respiración, ya estás poniendo en práctica la Atención Plena. Esto se debe a que estás concentrándote solo en ese estímulo y nada más.

Tomando en cuenta los elementos clave del mindfulness, podría decirse que…

  • El mindfulness abarca la meditación, pero no es lo único.
  • Los ejercicios de atención plena sirven para enfocarnos en el presente, el ahora.
  • Proviene de tradiciones orientales, sobre todo el budismo, y se ha ido occidentalizando poco a poco.
  • Nunca es tarde para poner en práctica el mindfulness, dado que son ejercicios que requieren atención y no una habilidad especial.

¿Qué beneficios se puede obtener con el mindfulness?

Si estás iniciando en esta práctica, deberías conocer unos cuantos de los beneficios que te ofrece. En el caso del mindfulness para principiantes, los beneficios aparecen poco a poco. No es algo que podrás notar de inmediato porque estos ejercicios requieren su constancia y su dedicación. Esto no quiere decir que no puedas notar alguna diferencia luego de realizarlos, porque de hecho es algo bastante posible.

Aunque los beneficios de la Atención Plena pueden ser muchos, los que más destacan son:

  • Mejora en el control del estrés y la ansiedad.
  • Ayuda a regular las emociones evitando crisis que pudiesen afectar en tu cotidianidad, por ejemplo, ataques de pánico.
  • Mejora tu capacidad de concentración no sólo durante los ejercicios, sino en general, pues te permite aprender a enfocarte mejor en las cosas que realizas.
  • Te permite desarrollar mejor tu inteligencia emocional.
  • Favorece una gran variedad de trabajos neuronales, lo que permite que mejores tu capacidad creativa y de análisis.
  • Mejora la memoria, y de hecho, permite que evites esos “colapsos mentales” que suelen ocurrir cuando tratas de recordar algo y te cuesta mucho.

Podría parecer algo demasiado “difícil” de creer, pero de hecho guarda relación y se ha comprobado con varios estudios. Por ejemplo, desde mi experiencia puedo decir que sí ayuda a que vayas mejorando tu memoria a mediano y largo plazo, al igual que la concentración. Con estos ejercicios que he realizado de mindfulness he podido ir recordando mejor episodios de mi vida que tenía sepultados debido a crisis emocionales. También he podido concentrarme mejor en las actividades que realizo a diario, dándole el tiempo que se merecen y no permitiendo que miles de pensamientos me aturdan todos a la vez.

Pero ojo, como cualquier otra táctica, no es algo perfecto y varía mucho para cada persona. El mindfulness sigue sin ser algo definitivo para cualquiera, es solo una herramienta ideal para mejorar tu salud mental.

Mindfulness para principiantes: nunca es tarde para iniciarlo

No hay edad para empezar con el mindfulness. No se trata de hacer Yoga o Feng Shui, se trata de dedicarle solo unos minutos al día a concentrarte en ti y darte un espacio. Esto es esencial para poder encontrar un mejor equilibrio mental y también mejorar varios rasgos, especialmente ansiosos y depresivos. Cabe destacar que no por eso es el tratamiento absoluto para cualquier padecimiento. Quien diga que solo con mindfulness se cura la depresión probablemente esté errado, pero sí es cierto que puede ser una herramienta útil como parte de un tratamiento.

Los obstáculos que suelen surgir con el mindfulness para principiantes varían desde el sentir que no hay tiempo suficiente hasta sentir que es complicado. De hecho, es común para las personas con rasgos ansiosos sentir que es difícil practicar atención plena por la necesidad de “estar en movimiento siempre”. Si bien puede ser complicado al principio mantenerse quieto y enfocado en algo, tampoco es imposible. Mantener una constancia y disciplina con este método es lo que permite que al tiempo se vuelva algo más natural de lo que crees.

Así que, sin importar tu edad ni lo que estés haciendo en este momento de tu vida, siempre recuerda que nunca es tarde para iniciarte en el mindfulness.

Comienza dedicándole unos minutos al día

Cuando se trata de mindfulness para principiantes, lo ideal es comenzar con 5 minutos de práctica al día. Así es, nada más que 5 minutos de tu día para poder comenzar con la Atención Plena. Ten por seguro que la mayoría de las personas que ahora mantienen el mindfulness como algo habitual, iniciaron sus ejercicios con unos pocos minutos.

Luego de que puedas dedicarle unos 5 minutos al día a la atención plena, puedes ir agregando más minutos divididos en diferentes segmentos. Es decir, puedes ponerlo en práctica una vez al día, luego dos veces al día (igual con 5 minutos) y así sucesivamente.

Puedes pensar que no haría diferencia practicarlo por tan poco tiempo, pero de hecho si lo hace porque así vas acostumbrando tu mente a tomarse un tiempo de descanso. Con tan solo esta cantidad de tiempo dedicado a la atención plena, ya le estás haciendo un gran favor a tu cuerpo y tu mente.

No olvides mantener constancia y disciplina con este tema, dado que eso te permitirá ir mejorando tu capacidad de concentración. Además, el verdadero reto es convertirlo en hábito, dado que de esta forma te tocará hacerlo incluso cuando sientas que se aproxima una crisis emocional. Durante esos momentos es cuando se vuelve más difícil acudir a él, pero es la mejor prueba. Claro está, tiene que ser justo antes de que caigas en la crisis emocional, de lo contrario, sí será muy complicado acceder a ello.

Recuerda que si tienes ataques de pánico o algo similar constantemente, lo mejor sigue siendo acudir a un terapeuta profesional. Esto nunca lo puedes subestimar.

Internet puede ser tu aliado

Lo bueno del mindfulness para principiantes es que no necesitas miles de recursos para inciarte. De hecho, con el Internet puedes aprender bastante sobre este tema y practicar con diferentes ejercicios que hay en formato de video, audio, etc. En Youtube hay una gran cantidad de ejercicios que puedes realizar en casa.

Además, lo mejor de estos recursos de mindfulness en Internet, es que suelen ser bastante sencillos de entender y ni siquiera necesitas contar con la banda ancha más veloz para poder aprovecharlos.

Recuerda que todo es cuestión de explorar acorde a lo que se te haga más cómodo y que puedes tomarte todo el tiempo que quieras para ir comenzando con este herramienta tan útil para el equilibrio mental.


Conoce a Wysa, la coach mental que puedes tener en tu celular GRATIS


Ahora que conoces los conceptos básicos de la Atención Plena y comenzaste esta serie de posts sobre el mindfulness para principiantes, toca el siguiente paso. En el próximo post te daré más detalles sobre los ejercicios básicos para que puedas ir practicando con ellos y los puedas agregar a tu rutina.

Por ahora, puedes seguir explorando y conociendo otros detalles útiles de este tema que cada día atrae a más personas, demostrando que la salud mental es importante. Nunca subestimes las cosas que puedes lograr con tu mente.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

error

¿Te gustó? Puedes compartirlo con confianza