Consejos,  Rutinas

Consejos sobre productividad laboral con el método Pomodoro

Hice la técnica Pomodoro por una semana y esto es lo que aprendí

Puede que la hayas escuchado antes, como puede que no. Lo cierto es que la técnica Pomodoro ha sido revolucionaria en los horarios laborales y más ahora que se ha popularizado tanto el concepto de home office o teletrabajo. A pesar de tener un nombre que podría asociarse más a una salsa, en realidad se trata de un sistema de organización que puedes poner en práctica casi en cualquier momento. De hecho, es posible que mejores tu productividad laboral a través de la técnica pomodoro, pero para ello, primero necesitas conocer en qué consiste y por qué se ha hecho cada vez más popular.

¿Qué es la técnica Pomodoro?

La Técnica Pomodoro es un sistema de organización de tiempo que puede ayudarte a tener una mejor productividad tanto laboral como personal. Es más, esta técnica se puede usar para cualquier cosa, incluso para realizar algún curso que tengas pendiente o hasta hacer ejercicio. 

Francesco Cirillo es quien desarrolló esta técnica a finales de los 80 porque buscaba un método que mejorara la gestión del tiempo de forma sencilla y fragmentada. Es por eso que lo que más se destaca en esta técnica es la administración de los minutos para cada tarea, pues todo consiste en concentrarse en hacer algo por 25 minutos, tomar un descanso de 5 minutos, y repetir el proceso al menos dos veces más. 

Ahora bien, si te estás preguntando el por qué de su nombre, pues esto se debe a que Cirillo utilizó los famosos relojes de cocina en forma de tomate para poder perfeccionar cada vez más la técnica. Y como imaginarás, tomate en italiano se dice “pomodoro”.

Ojo, toma en cuenta que la técnica en sí es la que desarrolló Cirillo, pero no es quien inventó el temporizador en forma de tomate. Aunque suene gracioso, es importante acotar esto para evitar confusiones. 

¿Por qué se popularizó como Pomodoro? 

Como ya comenté antes, Pomodoro significa tomate en italiano, y la técnica se popularizó con este nombre porque cada segmento de 25 minutos utilizado para una actividad es lo que se le llama un “pomodoro”. Esto es porque con el temporizador de cocina en forma de tomate puedes girarlo una vez para tener cronometrado 25 minutos. 

Foto: Unsplash

Para que sea más sencillo entenderlo, la técnica se ha popularizado ya con este nombre no solo por la herramienta que usó Cirillo, sino porque de ahí decidió convertir su método en una marca, e incluso tiene un logo que lo identifica. 

De hecho, actualmente puedes entrar a la página web oficial de The Pomodoro Technique y descargar el libro, las hojas de referencia, y hasta un cronómetro en forma de tomate pero digital. 

Poniéndolo en práctica

Este método consiste en dividir tu tiempo en periodos de 25 minutos, los que son los famosos pomodoros, y separarlos por pausas de 5 minutos dedicadas solo al descanso de la labor que estés haciendo. La principal estrategia detrás de esta técnica está en obtener frecuentes descansos porque se cree que esto podría mejorar la agilidad mental y la concentración. 

Se cree que al aplicar esta técnica al trabajo, habría una mejorar en la productividad laboral, por lo que para nadie es sorpresa notar como varias empresas y emprendedores han decidido adoptar este método. Además, otro objetivo que se toma en cuenta con esta técnica es disminuir las distracciones, pues la idea es que en esos 25 minutos solo te dediques a concentrarte en tu labor. 

Los pasos a seguir 

Antes de adentrarte en la técnica en sí, lo primero que tienes que tomar en cuenta es que posee 5 etapas: planeamiento, anotación, registro, proceso y visualización.

Para las etapas de planeamiento y anotación, solo tienes que elaborar una lista de asignaciones o tareas que tienes que realizar a corto plazo (por ejemplo, algún proyecto en el trabajo). En cuanto al registro y proceso es básicamente poner en práctica la técnica para poder elaborar estas tareas con éxito y de ahí llegar a la visualización, que es el análisis de los resultados.

Para poner en práctica la técnica, solo necesitas hacer lo siguiente:

  1. Decidir la tarea que vas a realizar primero.
  2. Programar el pomodoro en 25 minutos. Puedes usar una alarma o un temporizador con recordatorio.
  3. Durante los 25 minutos debes concentrarte solo en la tarea. No puedes distraerte con otras cosas en ese plazo. Deberás permanecer de esa forma hasta que suene la alarma.
  4. Apenas suene la alarma, debes descansar 5 minutos. En ese descanso deberás dispersar la mente de la tarea, por lo que puedes aprovechar de estirarte, tomar un café, ir al baño o hasta meditar.
  5. Ahora debes otra vez iniciar el proceso de programar el pomodoro y concentrarte en tu tarea. 
  6. Importante que luego de 3 o 4 pomodoros, tomes un descanso más largo de 15 a 20 minutos. 

Aprende a practicar mindfulness en casa


Una semana de aprendizaje sobre productividad laboral

Como ya esta técnica ha resonado tanto en todos lados, yo decidí ponerla en práctica durante una semana. Es más, mientras redacto este post sigo poniéndolo en práctica para probar su eficacia. Como ya se ha notado en otras publicaciones del blog, soy una fanática de las mejoras en la productividad laboral y personal, al igual que en el autocuidado y cualquier otra cosa que permita tener un día más organizado. 

Puedes aprovechar de beber algo caliente en los 5 minutos de descanso / Foto: Unsplash

Ahora bien, todo suena bonito en la teoría, pero la práctica es el verdadero reto. Más allá de lo que parece, aunque sea sencillo programar una alarma, puede ser todo un desafío darle la importancia que se merece. 

Los desafíos con la Técnica Pomodoro 

Siendo sincera, cuando leí esta técnica la primera vez pensé “ok, no se ve tan difícil, creo que puedo hacerlo”, y es por eso que decidí organizar una semana entera a trabajar tomando en cuenta los “pomodoros”. Ahora bien, el primer día creo que es el más difícil de todos.

Cada cabeza es un mundo, pero admito que el primer día fue complicado poder concentrarme en algo por 25 minutos sin que casualmente en ese periodo me tocara hacer algo tan sencillo como cambiar de canción en Spotify o hasta cerrar varias pestañas del explorador. Porque, ojo, lo de concentrarse va EN SERIO, tienes que solo enfocarte en esa actividad.

Además, no programaba el temporizador solo por 5 minutos de descanso, y por eso me costaba cumplir esa cantidad de tiempo. En más de una ocasión esos 5 minutos se convirtieron en 6, 7 y hasta 10 porque decidía ir al baño o algo similar. En definitiva, los primeros días es bastante complicado hacer la técnica al pie de la letra. 

Otro detalle que me incomodaba es que, al trabajar como redactora, si ya estaba por terminar algún artículo y justo sonaba el temporizador, me frustraba dejarlo a medias y tomar el “break” a juro, a pesar de que ya estaba por terminar. Pero como dije antes, la idea es que sigas lo más que puedas la técnica, y eso incluye cumplir los 5 minutos de descanso.

Luego de unos 3 días pude ir adaptándome mejor a la técnica y hasta mejoré mi organización diaria para que pudiese aprovechar al máximo cada “pomodoro”.


¿Cómo organizar el tiempo siendo adulto?


Consejos a tomar en cuenta

En una semana de práctica es difícil dar una conclusión definitiva, pero debo confesar que sí es una buena técnica para mejorar tu productividad laboral solo si tu trabajo te permite organizarte de esta forma. Si trabajas en algo como atención al cliente, ventas o telemarketing, será muy difícil que puedas adaptarte a la técnica Pomodoro.

Del resto, para cualquier trabajo de oficina o creativo, creo que sí se puede utilizar esta técnica. Es una buena forma de reflexionar también tu propia concentración y tomar en cuenta la importancia del descanso. Esos 5 minutos pueden parecer pocos, pero pueden hacer un gran cambio, sobre todo si los dedicas a estirarte, meditar, mirar la ventana o hasta oler algo agradable. Ten por seguro que eso hace un gran cambio en la rutina.

Conclusiones

Creo que la Técnica Pomodoro si es eficaz y positiva si deseas incrementar tu productividad laboral, o incluso si quieres mejorar tu concentración en labores personales. Lo que si debes tomar en cuenta es que si sufres de ansiedad o algo similar, puede ser negativo que te obligues a seguir la técnica lo antes posible. Yo soy una persona ansiosa, por lo que decidí adaptar la técnica a mi rutina e ir aprendiendo poco a poco a seguir sus pasos.

Es por eso que los primeros días me costaron, pero no por eso dejé que esto saboteara mis pensamientos ni me generara más estrés. Por lo tanto, considera este punto si decides adentrarte al mundo de la técnica Pomodoro porque solo así puedes obtener resultados muy positivos. 

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

error

¿Te gustó? Puedes compartirlo con confianza