Consejos,  DIY

El mejor café para el freelancer

But first, COFFEE!

La mejor manera de comenzar el día es con un buen café, o al menos ese es el mantra de muchos freelancers. Trabajar desde casa no es lo mismo si no tienes el mejor café cerca, porque así ya sabes que podrás ser productivo todo el día.

No tienes que salir a juro a una cafetería para obtener esa taza de café deliciosa y única, pero si es necesario tener en cuenta algunos detalles para poder disfrutar bien de esta bebida. Para comenzar, recuerda que solo necesitas 15 gramos de café por cada taza de agua para obtener la mezcla ideal, y que debes guardar tus granos de café de forma apropiada para que no absorban olores o sabores extraños.

Pero ese es tan solo un consejo inicial para preparar un buen café. Hay otros tips que debes aprender. No importa si usas una clásica cafetera automática, una prensa francesa o hasta un moka pot, ten por seguro que con estos consejos podrás hacer una taza de café ideal para tus horas laborales.

¿Cómo escoger la mejor manera de preparar tu café?

Hay muchos factores que debes considerar al momento de preparar tu café, comenzando por la cantidad de tiempo que le quieres dedicar a esta rutina. Algunos freelancers pueden tomarse varios minutos para realizar esta tarea, pero otros prefieren hacerlo lo más rápido posible.

Debes analizar primero lo que quieres antes de escoger. De todas formas, te dejo aquí un listado con los métodos que son tendencia en estos momentos:

  • Cafetera automática
  • Prensa Francesa
  • Con Colador
  • Cafetera italiana (greca)

Ten en cuenta que dependiendo de la técnica que escojas, debes ser muy cuidadoso y selectivo con el tipo de grano que compres. No deberías comprar cualquier café, al contrario, tienes que comprar café fresco y de alta calidad. Recuerda además ser precavido con el café molido que prefieras, de lo contrario, puedes dañar tu máquina a largo plazo.

No tiene que ser el más caro…

Pero no te asustes, que tampoco es que vas a ir corriendo a comprar el café más caro de todos. En realidad solo tienes que escoger algo delicioso y que pueda disfrutarse. Un tip muy sencillo para esto es fijarte en el empaque, aunque suene raro. En la bolsa deberían aparecer todos los detalles posibles del café que compras, sobre todo su origen. Algo tan mínimo como la fecha de “tueste” o hasta la cantidad de cafeína puede marcar la diferencia. 

Es sumamente importante que conozca la fuente de tus granos de café, y que sepas seleccionar el mejor sabor. La mayoría de la gente se va por dos categorías: robusta y arábica, pero hay más opciones. Puedes conseguir café con tonos de cacao, y hasta vainilla, todo dependerá de lo que prefieras. Solo recuerda que lo esencial es que el café que compres mantenga su frescura y sabor durante su preparación en la máquina.

Aunque suene muy cliché, no es mentira que si escoges cualquier café “barato”, no obtendrás ningún buen resultado al final, así tengas la máquina cafetera más cara y sofisticada del mundo.

Prepárate una gran bebida con una cafetera tradicional

La clásica cafetera es una opción excelente por su simpleza, además que obtienes un rico café sin gastar tanto tiempo. Aún así, ten cuidado al usarla, porque de lo contrario podrías terminar con un pegoste de café en algunas partes de la máquina. Recuerda: 

  • Usa café de calidad si ya está molido. Si prefieres moler tus granos, entonces hazlo de una forma consistente para simular al final la textura de la sal, pues estas máquinas requieren granulados finos.
  • Siempre usa agua limpia y sin tantos minerales para tu café. Evita el agua solo destilada o de “chorro”, porque pueden alterar el sabor de tu bebida y dañarla.
  • Apenas el café termine de pasarse con el goteo, apaga la máquina ¡Ahorra energía, coffe lover!
  • Por último, siempre limpia tu máquina después de usarla con un trapo seco, y luego lava la cafetera profundamente una vez al mes.

Usa la prensa francesa apropiadamente

Si lo que quieres es consetirte con un café al estilo francés, entonces es momento de usar esta prensa que también la suelen llamar cafetière. Es una tendencia para muchos “café adictos”, y se ha expandido no solo por Estados Unidos, sino también por Latinoamérica.

Pero tienes que saber acudir a esta táctica correctamente. Para comenzar, debes escoger un café molido de grano grueso (un poco más grueso que el que se usa para cafeteras tradicionales o café vertido). También recuerda usar agua caliente, pero no recién hervida (no debería estar en ebullición). Luego de eso, solo deberías seguir estos pasos:

  • Remueve un poco el café con el agua caliente
  • Deja que se prepare el café por unos minutos. La mayoría de los expertos recomiendan que sea al menos 4 minutos. Recuerda mantener la tapa cerrada.
  • Ahora puedes empezar a presionar el émbolo suavemente.
  • Y por último vas sirviendo el café lentamente en tu taza ¡Eso es todo!

Aprende a hacer un buen café de forma sencilla

No hace falta de una máquina especial para disfrutar un deliciosos café. Además, cuando trabajas desde casa todo lo que necesitas es una buena bebida para comenzar tu día activo, sin gastar tanto tiempo en un proceso elaborado. 

Por eso la famosa táctica del café vertido o del “filtro” sigue siendo la vieja confiable para muchos, sobre todo freelancers y emprendedores. Quizás no quieres que tu café sepa desagradable, de hecho, disfrutas mucho esta bebida, y deseas algo aromático y sabroso. Aún así, no quieres gastar mucho dinero en una máquina excesiva, o simplemente crees que no es tu estilo y ya. Pues déjame decirte que te entiendo muy bien.

Así que no te preocupes, que la táctica del filtro, o de la “media” como dicen algunos, no falla. Aún así, ten en cuenta estos consejos:

  • Siempre hierve el agua primero, aparte.
  • En caso de que decidas comprar el café molido, que sea fino.
  • Moja primero el filtro con un poco de agua para evitar cualquier residuo.
  • Cuando empiezas a agregar el café molido, revisa que la superficie está bien nivelada.
  • Después de hervir el agua, no la apliques de inmediato al filtro, espera por lo menos un minuto. Luego ve vertiéndola poco a poco pero solo para humedecer los granos. Ahí espera otro minuto más y empiezas a aplicar el resto del agua para que se filtre correctamente.

El verdadero truco del Moka Pot

El moka pot o cafetera italiana ha sido revolucionaria para muchos, aunque lleva años existiendo en Europa. Se ha convertido en otra tendencia para el continente americano, y no es para menos, pues es lo mejor para obtener un café espresso excepcional.

Para comenzar, tiene muchos nombres, desde cafetera espresso, hasta caffetteria, aunque los más comunes en español son “Moka Pot” y “Cafetera Italiana”. Y como mencioné antes, la idea con esta pequeña maquinita es hacer un café espresso delicioso y súper concentrado. Lo malo de ella es que claramente debes ser delicado con la preparación, y casi siempre solo funciona para hacer una o dos tazas, pues no tiene presentaciones grandes.

Entonces puedes deducir que si quieres un café rápido y fácil de hacer, este no es precisamente el mejor método. Pero si quieres algo bien concentrado, delicioso y que a la vez puedas disfrutar con otras bebidas (como leche, por ejemplo), entonces ¡esto funcionará muy bien para ti!

Recuerda estos tips:

  • No uses agua extremadamente caliente porque podría dañar el sabor de tu café. Usa agua fresca y filtrada.
  • El café molido ideal para esta máquina es el fino, pero no extremadamente fino ni tampoco grueso, pues podría dañarla.
  • Usa una llama media para calentar el moka pot, y déjalo reposar con la preparación 5 minutos para que tu café esté listo correctamente.
  • El truco aquí es evitar un café extremadamente pasado, porque básicamente se quemaría, por eso lo mejor es de vez en cuando echarle un ojo a la cafetera para ver que todo esté en orden.

¡Disfruta tu coffee break!

Cuando trabajas desde casa, tu café se vuelve tu mejor amigo. Puedes contar con él para tener una productividad alta, pero también para tener un rato de descanso agradable, así que disfruta de tu coffee break lo mejor que puedas, y para darle un toque extra, acompáñalo con una merienda saludable como una fruta o galletas nutritivas.

Si quieres tomar tu café a primera hora en la mañana, trata de hacerlo unos minutos antes de comenzar tu rutina habitual de trabajo, sobre todo mientras desayunas algo rico y nutritivo, pues de esta forma lograrás agarrar la energía suficiente para comenzar bien tu día y dedicarte a todas tus labores.

Por último no me queda más que decirte que no hagas que esta bebida sea algo excesivo en tu vida, es decir, no te vuelvas tan dependiente. Lo ideal es disfrutar el café, no hacerlo una droga diaria, sobre todo si pasas muchas horas detrás de la computadora.

Trata de tomar solo unas dos o máximo tres tazas al día, para no volverte dependiente. Además, tomar mucho café te hará ir bastante al baño dado su poder diurético, y dudo mucho que quieras ir a cada rato al baño e interrumpir tu trabajo.

En fin, lo que quiero aconsejarte hoy es que DISFRUTES esta bebida y aprendas a valorar todo lo que la rodea, sobre todo que puede ser preparada desde casa sin necesidad de tanta ostentosidad. Y como notaste, no hace falta ir a cada rato a una cafetería para obtener algo tan delicioso en tus manos, solo es cuestión de escoger y preparar bien ¿Te animas a hacerlo?

Share & Like!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

error

¿Te gustó? Puedes compartirlo con confianza