Consejos

¿Cómo calmar la ira en un minuto?

Quiero compartirte un dato interesante que leí recientemente en el blog de Calm: tus emociones pueden tener una duración promedio de solo uno o dos minutos. Es decir, puedes mantenerte triste, feliz o enojado al máximo la cantidad de tiempo que te toma cepillarte los dientes. 

Este lapso de tiempo es el que hace que tu cerebro se prepare para darle rienda suelta a tus emociones de forma controlada, o de forma más extrema, como el caso de la ira, la cual puede generar pensamientos ininterrumpidos. 

El problema es que muchas veces puedes pasar por alto esta emoción, y prefieres solo dejar que los minutos sigan corriendo y hagas como si “la ira no estuviese ahí”. Pero ¿adivina qué? tratar  de suprimir una emoción puede ser PEOR que aceptarla

Es por eso que más allá de sentir que la ira es algo “negativo”, mejor es aceptarlo como lo que es: una emoción natural, parte de ti. Para tu tranquilidad, te informo que hay una regla de 90 segundos que te permite calmar la ira de forma saludable, siempre recordando que no hay una fórmula mágica para apaciguarla en tan solo un minuto. 

Esta regla la propuso la Dra. Jill Bolte Taylor, y hasta hay un reporte sobre este tema. Como abrebocas, puedo citarte esto: “Cuando una persona tiene una reacción hacia algo en su entorno, hay un proceso químico de 90 segundos que surge de inmediato en todo el cuerpo. Después de ese tiempo, cualquier reacción emocional es solo una respuesta de la persona para mantenerse en ese ciclo o no”. 

Entonces ¿Quieres saber cómo realmente puedes calmar en unos segundos esa molestia que te está cansando? Te invito a que leas lo siguiente.

Tus emociones son naturales

Mi terapeuta constantemente me recuerda algo que a mi parecer, puede cambiarte la vida por completo: las emociones no son ni buenas ni malas, son naturales, son parte de ti, son necesarias. Lo negativo es aquella acción que hagas por esas emociones, sobre todo cuando se exacerban y pasan a generar incomodidad. Aunque cabe destacar que hasta dejarse llevar por mucha alegría puede causarte algo incómodo como el exceso de euforia. 

Tus emociones son naturales / Foto: Unsplash

Por lo tanto, antes de pensar que sentir ira es algo malo, piensa que es natural. Está bien sentir molestia, está bien enfadarse, solo hay que tomar precaución con lo que vayas a realizar con ese enfado.

Ahora bien, seamos honestos, a nadie le gusta pasar más de una hora molesto, porque eso podría arruinar gran parte del día. Es ahí cuando tienes que poner en práctica algunas tácticas para calmar un poco esa molestia. Lo único que quiero enfatizar es que de nada sirve tratar de ocultarla o forzarla a desaparecer. Primero acéptala; entiende que cualquier emoción es solo una reacción natural de nuestra mente y cuerpo.

No hay una fórmula mágica para relajarte

La táctica que debes poner en práctica para calmar tu ira no aparece por arte de magia, es más, es esencial que sepas que no hay formula mágica para calmar la ira en solo un minuto. Lo que sí existe son ejercicios que te ayudan a calmarte y a enfocarte en el presente, evitando encerrar tu mente en lo que te ocasiona molestia.

Del resto, no hay pastillita, ni infusión, ni bebida ni comida que te hará eliminar la ira en pocos segundos. Eso no es así. De hecho es algo similar a perder peso, pues seguro has visto por ahí miles de ofertas de “productos mágicos” para quemar la grasa rápido, los cuales suelen ser estafa y mas bien tienen una estrategia de mercadotecnia muy fuerte para que la gente los compre. Lo mismo pasa con la ira, no hay nada que te hará eliminarla como si fuese así de fácil. 

Entonces ¿ya entiendes que puedes calmar esta emoción sin necesidad de fórmulas mágicas y aceptándola como lo que es? Si la respuesta es , podemos pasar a lo siguiente.

Entendiendo la ira

“Si entendemos nuestras emociones como eventos bioquómicos, podemos ver nuestras experiencias de ira solo como un reflejo de lo que atraviesa nuestra mente y cuerpo”

Pongamos de ejemplo que una amiga de años o compañera de trabajo empieza a criticarte de una manera nada amigable, y que además lo sientes como algo hipócrita. Lo natural es molestarte, y lo nocivo es enfocarte tanto en los pensamientos de molestia que comienzas a sentirte cada vez peor. Esos pensamientos repentinos, que se van formando como una espiral violenta, son los que re-estimulan con más fuerza la respuesta fisiológica de nuestra molestia.

En pocas palabras, enfocarse tanto en todos los pensamientos que causan la molestia, es lo que nos puede hacer daño si lo volvemos algo constante. 

De la misma forma que podemos intensificar nuestra ira con varios pensamientos, también podemos calmarla cuando silenciamos esos pensamientos y nos centramos en el ahora, en el presente. 

Ten presente que mientras no le eches gasolina a esa ira –o no le eches leña al fuego, puedes escoger tu refrán favorito– puedes aprovechar la oportunidad de ir disolviéndola poco a poco hasta que en un minuto ya te sientes con más calma. 

¿Cuál es la famosa táctica para calmar esta ira en 90 segundos?

Bueno ahora sí, basta de tantos detalles y posibles chácharas para algunos. Vamos directo al grano.

Lo único que tienes que hacer para ir calmando tu ira en un minuto, o a lo mucho, un minuto 30 segundos (90 segundos) es concentrarte en tu respiración. Sí, así como lo lees, enfocarte en tu respiración natural, cerrar los ojos, y solo sentir su movimiento, centrarte nada más en eso. 

Parece fácil, pero te puedo asegurar que toma tiempo hacerlo de manera eficaz, y más aún dominarlo. Requiere diciplina dado que no en cualquier momento uno dice “bueno ya va, voy a sentarme un momento a respirar hondo en vez de gritarle al vecino que baje el volumen”. Por ese motivo, debo recordarte que esta táctica no es para que la pongas en práctica SIEMPRE, sino mas bien en ciertos momentos de molestia que sepas que puedes controlar.

La clave es enfocarse en el presente, en detalles que te hagan feliz / Foto: Unsplash

El detalle está en que justo en esos pequeños momentos, si practicas esta táctica, podrás tener mayor control en situaciones más difíciles. Como dije antes, en pleno tráfico no puedes cerrar los ojos y respirar hondo mientras alguien te toca el claxón de mala gana. Lo que sí puedes hacer es enfocarte en llegar a tu destino y evitar que ese claxón te moleste más de la cuenta. Pero recuerda, no es malo que te moleste, solo no lo hagas el centro de tu universo por mucho tiempo.

Apps que te ayudarán con guías meditadas

Como a mi no me gusta dejar las cosas con una sola opción, te dejo algunas guías meditadas que funcionan muy bien como herramientas de meditación y relajación para poner en práctica la famosa técnica para calmar la ira:

Calm

En este enlace la famosa página del aplicativo CALM te da una guía de 90 segundos para poder calmar tu ira.

Wysa

Wysa también tiene varias guías meditadas gratuitas para que puedas relajarte y calmar tu ira por un momento. La puedes descargar en este enlace.

Headspace

Una app que he usado mucho para meditar, sobre todo en las noches, es Headspace. En este enlace puedes tener una guía interactiva para calmar la ira y también entenderla.

#Selfcare

Un team de chicas feministas, amantes de las buenas vibras y el tarot desarrollaron esta app, por lo que claramente tiene varias herramientas que te ayudarán a concentrarte solo en cosas tranquilizantes, sin necesidad de pensar en tu ira por un par de minutos. Es muy buena para quienes amamos las apps que simulan juegos virtuales. Conoce más aquí.

Conclusiones

No me queda más por decirte, solo recordarte que si sientes que tu mundo va a estallar de la rabia, ten presente respirar por unos segundos para poder evitar hacer algo de lo que te arrepientas.

Del resto, no suprimas la rabia, recuerda que no eres perfecto, eres humano. 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

error

¿Te gustó? Puedes compartirlo con confianza